Una de las mejores maneras de resaltar tu marca, crear experiencias memorables y espacios amenos en casa, en el negocio, la oficina, un hotel, o una tienda es recurrir a las fragancias.Se denomina fragancia a un aroma muy agradable que puede ser natural o sintético. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ellas? En este artículo, te contaremos todo al respecto.

Se denomina fragancia a un aroma muy agradable que puede ser natural o sintético. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ellas? En este artículo, te contaremos todo al respecto.

Las fragancias y las moléculas aromáticas

Antes de descubrir las diferencias entre fragancias naturales y sintéticas es importante entender exactamente qué es una fragancia. Se denomina fragancia a un aroma muy agradable, que puede ser intenso o no pero cuyo mantenimiento no se produce de manera continuada en el tiempo (es decir que tiene una duración determinada).

Para crear una fragancia se utilizan esencias, unas moléculas olorosas que se extraen a través de la destilación, prensado o maceración de flores, plantas, semillas y cortezas, e incluso de animales, como era el caso del almizcle.

La composición de una fragancia

Toda fragancia, sea natural o sintética, tiene una estructura que debe ser seguida a la hora de su creación para obtener una armonía olfativa. Así, cada fragancia se compone de notas de salida, de corazón y de fondo.

Las notas de salida, cuyo nombre se refiere a que la nariz humana las percibe primero, son más volátiles y suelen ser cítricas o herbales. Por el contrario, las notas de corazón suelen basarse en un aroma floral o de especias y su duración es mayor. Finalmente, las notas base son amaderadas o almizcladas y no se perciben en un primer momento.

Una fragancia es un complejo balance de aromas que apela a nuestras emociones y recuerdos.

Diferencias entre fragancias sintéticas y naturales

Aromas: fragancias naturales o sintéticas
Las fragancias sintéticas se crean en un laboratorio ¡y son igual de seguras que las naturales!

La principal diferencia entre ambas es la manera en que son creadas. Mientras las fragancias naturales se realizan sobre la base de aceites esenciales puros, es decir 100% naturales, los aromatizantes sintéticos se crean en un laboratorio. Allí es posible recrear aromas que no es posible extraer naturalmente o replicar esencias cuyo costo es muy elevado.

Básicamente, existen tres clases de fragancias sintéticas:

  • totalmente síntéticas,
  • semi-sintéticas, es decir hechas con una combinación de fragancias naturales y sintéticas,
  • aislados naturales, aquellas que se desarrollan aislando una esencia de un aroma más complejo.

Otra diferencia importante es la duración. Las fragancias sintéticas tienen una mayor durabilidad que aquellas naturales debido a los fijadores sintéticos que estabilizan la esencia.

Por otra parte, los aromas sintéticos suelen ser más concentrados, ricos y densos que los naturales. Y por último, no podemos olvidar de destacar que las fragancias naturales tienen aromas más limitados. Por ejemplo el aroma del lirio del valle o de césped recién cortado no puede ser extraído naturalmente. Por el contrario, las esencias sintéticas pueden englobar una enorme variedad de aromas.

Además, merece la pena destacar que algunos aromas como el almizcle solamente pueden ser creados hoy en día en laboratorio. Esto se debe a que la esencia se extraía naturalmente de las glándulas caudales de los ciervos almizcleros machos, una especie protegida. Así, las fragancias sintéticas, en este caso, son más amigables con los animales y el medioambiente.

Las fragancias sintéticas o creadas por el hombre ofrecen un registro mucho más grande de aromas que las naturales.

 

Finalmente, las variedades naturales tienden a tener precios más elevados debido al enorme trabajo manual que se necesita para obtener cada molécula aromática.

¿Las fragancias sintéticas son igual de buenas?

Aromas: fragancias naturales o sintéticas
El famoso Chanel No.5 no existiría si no fuese por las fragancias sintéticas.

La palabra sintético suele tener una connotación negativa. Sin embargo, merece la pena aclarar que natural no es siempre mejor. Como ya hemos visto en el apartado anterior, las fragancias sintéticas tienen algunas pequeñas ventajas por sobre las naturales.

Pero abordemos la pregunta del millón: ¿las fragancias sintéticas son igual de buenas y seguras que las naturales?

Mucho se ha hablado del tema a lo largo de los años y seguramente siga existiendo controversia en la actualidad. Lo más importante a destacar es que la industria de las fragancias ejerce un estricto control sobre cualquier fragancia que sale la venta.

La IFRA (International Fragance Association) controla los productos de manera exhaustiva y realiza estudios de sustancias para evitar riesgos para la salud. De hecho, numerosas sustancias han sido prohibidas hasta el momento.

Las normativas de IFRA no son las únicas que velan por la seguridad de los consumidores. Las normas CARB (California Air Resources Board) y REACH son otras medidas de protección y seguridad que se toman al respecto.

En conclusión, las fragancias sintéticas son igual de buenas que las naturales. De hecho, sin los avances en aromas logrados en el laboratorio, nos perderíamos de grandes fragancias. ¿Sabías que algunos componentes del famoso Chanel #5 se desarrollaron en un laboratorio?

Disfruta de las fragancias, sean naturales o sintéticas, y utilízalas para combatir malos olores, neutralizarlos o simplemente, para aromatizar tu hotel, tienda, lugar de trabajo o tu hogar. ¡Te sentirás con mejor ánimo!

3 thoughts on “¿Cuáles son las diferencias entre las fragancias sintéticas y las naturales?

  1. Pingback: Difusores de fragancia: tipos y para qué sirven - Blog Sentio

  2. Pingback: El logo olfativo: qué es y para qué sirve - Blog Sentio

  3. Pingback: Las familias olfativas - Blog Sentio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *