Mucho se habla en la actualidad sobre la aromaterapia. Sin embargo, ¿sabes exactamente qué es y para qué sirve? Hoy, te explicamos todo ¡paso a paso!

Aromaterapia: ¿qué es y para qué sirve?

Cómo funciona la aromaterapia o terapia de aromas
Los aceites esenciales pueden inhalarse o colocarse sobre las zonas afectadas para reestablecer el equilibrio perdido.

Se trata de una disciplina terapéutica originada hace miles de años que busca reestablecer el status quo personal. Para ello, se utilizan las propiedades de los aceites esenciales de diferentes plantas aromáticas diluidos en agua caliente o colocados en difusores para que la persona a tratar inhale el vapor o en agua fría u otro aceite para realizar masajes.

Ahora bien, ¿cuál es el fin último de esta terapia? Pues sencillamente generar una sensación de relajación que promueva el reestablecimiento del equilibrio tanto físico como emocional.

Es importante destacar que la aromaterapia no reemplaza el tratamiento convencional, sino que lo acompaña, ayudando a que nos reencontremos con nuestras propias energías y nos armonicemos. De esta manera, ayuda a combatir los efectos secundarios de algunos tratamientos.

Cómo funciona la terapia con aromas

aromaterapia-bienestar
La aromaterapia te ayuda a relajarte y alcanzar un estado de armonía total.

Ya hemos hablado en anteriores posts de cómo los aromas quedan grabados a fuego en nuestra memoria, despertando más recuerdos que las imágenes y los sonidos. Pues bien, cada uno de nosotros asocia aromas a imágenes, emociones y sensaciones.

Así, la exposición a una serie de aromas puede ayudarnos a encontrar nuestro centro, relajarnos y activar nuestras percepciones espirituales. La aromaterapia puede ayudarte a entrar en un estado de armonía total, fundamental para recuperar la salud física y emocional.

Los aceites esenciales pueden equilibrar tus emociones, permitiendo que reduzcas tus niveles de depresión, fatiga, ansiedad y estrés.

La primera consulta de aromaterapia implica la investigación de tu estado de salud y tu respuesta a los diferentes aromas por parte del especialista. Una vez se hayan determinado qué aromas pueden serte beneficiosos ya que respondes de manera positiva a los mismos, dará inicio a la parte práctica que consiste en aplicar los aceites esenciales en difusores o sobre las zonas afectadas.

Si la respuesta es positiva, comenzarás a sentir un efecto de relajación y bienestar instantáneo. En este caso, la selección de aromas se mantendrá en las siguientes sesiones hasta lograr la mejoría de la molestia a tratar.

Como ves, la aromaterapia puede ser lo que necesitas para reencontrarte con ese estado de relajación zen que tanto necesitas en tu día a día. Muy pronto tendremos nuestra propia línea de aceites esenciales, ¡no te los puedes perder! Contáctanos y te contaremos cómo podemos ayudarte.

Leave a Reply

Your email address will not be published.